Método Ikigai para encontrar tu trabajo soñado

Futuro profesional

Por: Wendy Cerna

Portada de la publicación

Si estás motivado a salir de tu zona de confort, este artículo te va ayudar.

Cambiar de empleo o actividad no es una labor sencilla, ya que los cambios se suponen son para adquirir nuevas mejoras, aunque algunos se basan en el tema salarial, muchos otros se enfocan en un nuevo reto que los ayude a aprender y desarrollarse profesionalmente. Pero ambos están un poco lejos de lo que realmente debe ser trascendente a prestar atención si quieres conseguir un puesto que encaje contigo.

La falta de motivación en el trabajo, puede deberse a diversos factores. Uno de los principales es la falta de interés por las actividades del puesto, que el colaborador no se considere bueno en lo que hace o que su trabajo no le parezca importante. Si te encuentras desmotivado en tu actual puesto de trabajo y estás pensando en un cambio, el método IKIGAI te ayudará a ordenar tus aptitudes para que encuentres el puesto que mejor se adapte a ti, a tus habilidades y a tus intereses.

El método IKIGAI proviene del japonés y está formado por el término iki que significa ´vida´ y el término gai que significa ´valor´. Por lo tanto, cuando hablamos de IKIGAI nos referimos al objetivo vital, a lo que da valor a la vida de cada persona.

Ahora bien, cómo aplicarlo al área laboral. Cuando el trabajo es una parte tan importante en la vida de las personas, algo a lo que le dedican tantas horas al día, sería muy interesante que nuestro propósito vital, nuestro  IKIGAI esté altamente relacionado con nuestras actividades laborales. Es sumamente beneficioso, ya  que podremos disfrutar más del trabajo al que prácticamente dedicamos gran parte de nuestra vida.

Es por eso por lo que, aunque el IKIGAI no está necesariamente relacionado con el trabajo, es normal que este concepto se termine aplicando al ámbito laboral, especialmente en personas que desarrollan empleos para los que es necesario disponer de una elevada cualificación o un talento especializado.

Los 4 pilares del IKIGAI

Para descubrir cuál es tu ikigai o tu propósito en la vida, es importante que dediques tiempo a analizar y reflexionar sobre tus habilidades, y su relación con el mundo y tu entorno.

Para ello, deberás comenzar preguntándote lo siguiente:

1. ¿Qué es lo que me gusta hacer?

2. ¿Qué necesita el mundo?

3. ¿Por qué cosas es posible recibir dinero?

4. ¿Qué es lo que se me da bien?

Para responder a estas preguntas, se recomienda elaborar para cada una de ellas una lista en la que incluirás tus habilidades en cada caso. Esto hará que después te sea más fácil poder relacionarlas y sacar puntos comunes. Para ello, el método ikigai se representa a menudo con un diagrama de Venn, lo que permite observar de forma visual todas estas coincidencias. Y es que precisamente en el común denominador de las respuestas es donde encontrarás los cuatro pilares en los que se basa el IKIGAI:

1. Lo que te gusta hacer y lo que se te da bien es tu pasión.

2. Lo que se te da bien y por lo que puedes recibir dinero es tu profesión.

3. Lo que el mundo necesita y por lo que puedes recibir dinero es tu vocación.

4. Lo que te gusta hacer y lo que el mundo necesita es tu misión.

Descubre tu IKIGAI para encontrar tu empleo soñado

En este punto, es posible que, si estás pensando en cambiar de trabajo, consideres que debes centrarte en la combinación de lo que se te da bien y las habilidades por las que puedes recibir dinero, pero no es así. Tener en cuenta solo el pilar de la profesión durante la búsqueda de empleo es, sorprendentemente, un error.

Para alcanzar tu objetivo vital es imprescindible tener en cuenta los cuatro pilares de tu IKIGAI, solo así podrás sentirte realizado y feliz en tu trabajo. Si solo tienes en cuenta lo que se te da bien hacer y por lo que puedes recibir dinero, estarás dejando de lado dos aspectos muy importantes: lo que te gusta hacer y lo que el mundo necesita, dos factores cruciales para poder sentirte feliz y útil en tu trabajo. Sin ellos, es posible que, a la larga, termines de nuevo desmotivado.

Se trata, por lo tanto, de reflexionar sobre tus habilidades, tus pasiones y las necesidades de tu entorno. Tu objetivo deberá ser encontrar un nuevo puesto de trabajo en una empresa que encaje contigo, donde puedas dedicarte a hacer algo que te gusta, que se te da bien, que es necesario y por lo que recibes una compensación económica adecuada.

Y por último mencionar que el IKIGAI busca también ayudar a alcanzar la felicidad, siguiendo estos 10 puntos:

1. Mantente activo y no te retires.

2. Deja atrás la urgencia y adopta un ritmo de vida más pausado.

3. Tratar de realizar una tarea a la vez y centrarte en ella mientras la llevas a cabo. Este ejercicio también está contemplado por el mindfulness y ayuda a gestionar el estrés.

4. Rodéate de buenos amigos.

5. Ponte en forma a través del ejercicio diario y suave.

6. Sonríe y reconoce a las personas que te rodean.

7. Reconecta con la naturaleza.

8. Sé agradecido por todo, especialmente por las cosas que nos alegran el día y te hacen sentir vivo.

9. Vivir el momento.

10. Mantente activo y no te retires.

Sin duda es un método muy versátil y efectivo para comenzar a formar nuevos hábitos y reflexionar sobre nuestro empleo y temas profesionales.

Te recomendamos leer:

¡Alto! Ya no mandes tu CV…

Te ha pasado qué envías tu CV por todos los portales existentes y no te llaman?, sí la respuesta es si, es momento de dejar de hacer envíos.

Cuando el miedo me paraliza

¿Alguna vez has tenido tanto miedo que te ha impedido hacer algo que realmente querías? Como querer irte de donde ya no querías estar más, cambiar de empleo, pedir un aumento o hacer alguna por primer

¿Qué pasa, Mercedes Benz está cambiando?

Hace algunos años la compañía Mercedes lanzo una campaña con la frase “algo está pasando”, campaña exitosa que pudo preparar el terreno a una etapa llena de revoluciones tecnológicas ...