Las Habilidades Blandas ¿Qué Son?

Encuentra Empleo Nuevo

Por: Guadalupe Rivemar

Portada de la publicación

Si te graduaste con el promedio más alto de tu generación como el buen nerd que decidiste ser; si tu experiencia técnica y tu destreza te hacen el mejor en tu área; si tienes récord por tu buena ortografía y sintaxis a la hora de redactar un documento... ¡malas noticias! No es suficiente si aspiras a ser considerado para, eventualmente, desempeñar un cargo de mayor rango en tu ámbito laboral.

Así es, ser el mejor en tu campo ya no es suficiente para alcanzar roles de liderazgo o ascensos significativos. La capacidad de interactuar efectivamente con colegas, clientes y superiores es ahora una pieza clave en el rompecabezas del éxito profesional. Las habilidades blandas, como la comunicación efectiva, la resolución de conflictos y el trabajo en equipo, se han convertido en factores determinantes en la toma de decisiones de las empresas. El perfil del empleado ideal no solo incluye un expediente académico impecable. La habilidad de liderar con empatía y comprensión, así como la capacidad de comunicar ideas de manera clara y persuasiva, son cada vez más esenciales.

Entonces, ¿qué son las habilidades blandas? ¿cuáles y cuántas son? ¿quién me las enseña? No es para abrumarte, pero buscando información, encontramos listas hasta de 30 habilidades blandas que debemos desarrollar. ¿Demasiada exigencia para lograr destacar en un ambiente de trabajo, de por sí, muy competitivo? En realidad, estas habilidades tienen que ver, en corto, con nuestra capacidad para comunicarnos de manera efectiva. De manera que no te atormentes. Es cierto, hay para quienes resulta sumamente natural esta dinámica que implica conectar con ese otro ser humano que puede ser tu coworker o tu jefe inmediato. Pero para otros que no somos tan extrovertidos, va a implicar algo de voluntad y esfuerzo.

Comunica: Escucha-Observa

La comunicación no implica solamente hablar por hablar. Quizá te sorprenda saber que la comunicación podría empezar por guardar silencio y aprender a escuchar al otro. Asimismo, la observación activa te ayudará a conocer mejor a las personas que están a tu alrededor.

Te recomendamos iniciar con estas dos prácticas porque a partir del conocimiento que obtengas de otras personas, tendrás un indicativo más claro de sus intereses en común, prioridades y objetivos, expectativas o metas de tu centro de trabajo para que puedas interactuar como pez en el agua con tus compañeros y que no quedes relegado.

En resumen, el equilibrio entre habilidades técnicas y habilidades blandas es crucial para destacar en el panorama laboral actual. Aquellos que logren integrar de manera efectiva ambos conjuntos de habilidades estarán mejor posicionados para enfrentar los desafíos laborales, liderar equipos exitosos y avanzar hacia roles de mayor responsabilidad. En última instancia, la adopción y perfeccionamiento de las habilidades blandas se reflejará también en una contribución significativa al éxito sostenido de la empresa. Escuchar y observar, te facilitará el desarrollo de las habilidades blandas. Ten por seguro que con el tiempo, además de ser el mejor por tus destrezas técnicas, brillarás con luz propia.

Te recomendamos leer:

Humanizando la empresa

Las emociones sí importan

La lentitud como equilibrio

¿Cómo desacelerar el ritmo y continuar con nuestras actividades tranquilamente? Para ello es indispensable comprometernos de manera individual al llevar a cabo alguna tarea o entrega.

El desamor en los tiempos del desempleo

Algunas empresas consideran que el talento es ha vuelto muy exigente, pero para ser sincera ser tomado en serio para cualquiera es importante.